Muchos usos, 
muchas superficies

A continuación te explicamos cómo 
usar tu limpiador diluible para que lo aproveches al máximo.

Pisos (incluso laminados y de madera con y sin recubrimiento)

Diluye aprox. ½ taza (120 ml) de Mistolín® en ½ balde (5 litros de agua). Usa un trapeador, trapo o esponja para limpiar y aromatizar tus espacios.

Cocina, baños y superficies duras

Humedece un trapo directamente con Mistolín sin diluir y pásalo sobre las superficies para perfumarlas y limpiarlas. No es necesario enjuagarlas, a excepción de las superficies en contacto con alimentos.

Suciedad difícil de remover

Aplica tu limpiador Mistolín puro con una esponja o un paño limpio. *No es necesario enjuagar la superficie, a excepción de aquellas que estén en contacto con alimentos.

Muebles y accesorios del hogar (laminados y plásticos)

Humedece ligeramente un trapo con Mistolín puro y pásalo suavemente sobre las superficies para perfumarlas y limpiarlas. En caso de duda, intenta primero en un área poco visible.

Lavadora (como aromatizante de ropa)

Llena con Mistolín puro el compartimiento para suavizante al nivel sugerido o agrega ½ taza de limpiador en la lavadora, antes de lavar tu ropa.

Taza del inodoro

Vierte un chorrito de Mistolín puro en la taza del inodoro para quitar manchas y aromatizar.